Los Marañones: declaración de principios (enero de 1987)

Entre diciembre de 1986 y enero de 1987 nos fuimos a La Azacaya, Murcia, a grabar unas cuantas canciones con dos pletinas. Grabábamos la base en una de ellas y luego la reproducíamos mientras añadíamos voces e instrumentos adicionales grabándolo todo en la segunda.

Los participantes fuimos Ricardo Perpén, guitarra, voz y pandereta; Miguel Bañón, batería, guitarra solista, voz y teclados; Román García, bajo y teclados; Pedro Jiménez, guitarra, percusión, teclados y coros; y José Antonio «Josías» Sánchez, guitarra acústica y percusión.

El resultado lo reunimos en una cinta para la que nos bautizamos como «Los Marañones» y que enviamos a donde pudimos o supimos, acompañada con el siguiente texto:

Ricardo, Menguele, Pedrerías y Román se conocieron en el «cole». La música les sedujo conforme crecían y cada uno estrenó sus primeros acordes en grupos diferentes, a menudo rivales entre sí. Pero el destino volvió a unirlos, y la casa de Román, con la incorporación de Joselías, fue testigo de sesiones musicales gloriosas. Nos conformábamos con tocar para nosotros.

Una tarde, en las postrimerías del 86, surgió entre vinos y gaseosas una pregunta:

¿Redimirá a alguien esta música?

Entonces, con sólo una carpetilla rosa llena de hojas de papel garabateado y mucha ilusión, nos plantamos a hurtadillas en el «antilocal» donde ensaya Menguele con su grupo y abusamos de sus instrumentos; allí grabamos esta cinta en media docena de sesiones matutinas (con una humedad que empantanaba los huesos y Solimán, sólo un perro, jugueteando por entre nuestras piernas).

Como está al oído, el sonido de la grabación deja un poco que desear (también nosotros, por qué no). Si sirve de excusa, el equipo de música es para tocar en directo, y sólo tenemos dos pistas de grabación, y al grabar la segunda se come parte del sonido de la primera, y el micrófono del cantante recoge las vibraciones del altavoz del bajo, y no nos oímos mientras tocamos pues hay que regular de antemano los volúmenes para que la grabación no distorsione (como no contamos con ingeniero de sonido), y el sintetizador no hay manera de callarlo aunque se ponga al mínimo, y únicamente ensayamos varios minutos antes de grabar pues carecemos de instrumentos propios, etc., etc.; eso sí, nos montamos buenas sesiones de rock and roll… En el mismo sentido, las circunstancias del montaje de la cinta han sido también lo más adversas posibles. Pedimos disculpas.

Está claro que buscamos la inmortalidad, aunque por ahora tenemos a favor las ideas, no la técnica. Sólo necesitamos varios minutos de atención, aplicada escucha y una opinión sincera.

Pedrerías, 23 años, encargóse del sintetizador y los coros. No se le pasó por alto nunca la hora del café mediomañanero.

Menguele, 23 años, puso toda su voluntad en la batería, acompañó con voces, hizo los punteos guitarreros y nos volvió locos al manipular la mesa de mezclas.

Joselías, 25 años, fue iniciado con el cencerro y acabó tocando la guitarra acústica.

Román, 23 años, cumplió con el bajo, aunque creemos que su inclinación frustrada es la de batería.

Ricardo, 25 años, se dedicó a la eléctrica, a cantar, a hacer voces y a poner las ideas. Indudablemente, un alarde. Por eso le guardamos en formol, ¡¡él nos puede llevar a la fama!!

El resto (pandereta, cencerro, ruidos extraños,«cazos», voces incontroladas…) fue producto de la imaginación colectiva.

Todas las canciones (letra y música) han sido compuestas por Ricardo, salvo «Déjame entrar», iniciativa de Menguele, y la letra de «Soñé que estaba en Kenya», labor conjunta de Ricardo, Román y Pedrerías. Mientras tanto, Augusto sigue confeccionando su casco de hoplita griego y don Lope preguntándose qué hizo mal.

Agradecemos por último a todos los santos, «vivos y muertos», su inestimable ayuda y sus inefables momentos musicales: Santos Beatles, San Clapton, San Winwood, San J. Bruce, San Morrison, San Barrett, Santos hermanos Marx y tantos otros.

Somos LOS MARAÑONES.

Dado en Murcia en enero de 1987.

Éstas son algunas de las canciones que aparecían en aquella cinta, en versiones un poco más recientes:

Anuncios

Un pensamiento en “Los Marañones: declaración de principios (enero de 1987)

  1. Madre de Dios (aaaquel bar) (ese sexy dream que le pedi al dj,que me dijo vale los conozco pero no los tengo)Madre mia digo yo,un abrazo desde Dublin

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s